Itinerario

Ir de un lugar a otro. Siempre. Con los sentidos, los amigos, los juegos, los amores, nuestras alegrias. Vale la pena.

Nombre: Sergio
Ubicación: Argentina

miércoles, junio 28, 2006

Volvernos como el fuego



Volvernos como el fuego,
imprescindibles y peligrosos.
sabiéndonos capaces de sufrir su falta,
pero tan valientes como para insistir
con nuestro deseo de amianto.

Volvernos como el fuego,
con esos colores que no dejan tocarse.
Con la prohibición absoluta
en dejar su belleza
para dar paso a la ceniza.

Volvernos como el fuego,
temido y adorado.
Para rodearlo con los
afectos mutuos por noches eternas.

Tu aliento es el alimento
que aviva todos los te quiero
que queman en mi boca.

De su mano

Saca a pasear todos mis deseos
de su mano,
y en su mano mis próximos días.


Vuelven los colores a mis sueños
de su mano,
y en su mano mis instintos.

Cambio direcciones en mi laberinto
de su mano,
y en su mano las líneas de mañana.

Bajan mil peldaños mis temores
de su mano,
y en su mano, atrapada mi rutina.

Quiero recorrer el resto de mis caminos de su mano, y en su mano, la mía.

Desapercibidos los días que siguen...
me distraen, conciente de no querer ver,
la distancia, obliga a confundirme el paso
y al pie de la letra me vuelvo a perder.

No me desconozco, me sé conflictivo,
inmaduro sigo, casi sin querer.
La emoción es parte de mis evaciones
y las sombras vuelven sin saber porque.

lunes, junio 26, 2006

Grisame la tarde


Por entre las últimas venas útiles , que le quedan
a tus fauces, corrió la deshilada letra de
mis sinsentidos. Y fue gris. Todo y cada
pedacito de ese día fue gris, y seguirá siendo gris - ese día-
muy gris; no triste, gris; no deprime, es gris!.
Ese pétalo rojo, no dejó de ser rojo... sino un poco mas gris.
Y a mi que me miras?... yo no eligo tus desencantos.
A mi sí me gusta el gris!...

Llueve

Otra vez, a la ciudad
le tocó pegarse un baño.
Me pregunto si no
estará muy fría el agua
para una ducha en esta época del año.
Se me ocurre caminar
por los desolados adoquines
de San Telmo, pisando
las húmedas hojas secas,
que todos los años
nos alfombra el otoño.
Y me siento intranquilo
por no saber si la ciudad quería que
me bañe con ella.

28-V-2006

sábado, junio 24, 2006

No soy tu tesoro y nunca lo fui


Bajo el bretel
de mis dos mentiras preferidas
encontré las pinzas
de tu vínculo de fuentes.
Cartón de agua manchado en madera,
baje la escalera porque no ví luz.
Plata, bronce y oro
no soy tu tesoro y nunca lo fui.
Bajo los soutienes de tu destierro
me miro y me pierdo
en sombras sin pared

Lleno de segundos


Son las dos horas que quedan?
o fueron las dos pasadas?
mejor no me digas nada...
prefiero creer que en un rato viene,
y no que fué ayer.


Cuando esté contento,
meto la esperanza
y cuando tenga algún
odio por lo ajeno,
le agrego el veneno
de creer que ya pasó.
Mirala a la gente y date por muerto
ya tienen cemento y no hay marcha atrás.

Con la frente marchita


Figuritas de paso, con reglas confusas.
Pentagrama herido de notas viejas,
frescas y futuras, con el sueño en las alturas
donde se vende el perdón.
Tentado por la carne
y su muestrario de vicios,
te asoman al precipicio de la sed
de dos en dos.
Son ramitas formando la historia
sin penas ni glorias para derretir.
Advervio común de distancia...
no te escucho por capricho,
gotita de nada que nada durás;
Dormime la bestia que de sed entiende,
subime la frente, yo, soy incapaz.